REFLEXIONES PARA PADRES

OCHO REGALOS QUE NO CUESTAN NI UN CENTAVO

El regalo de Escuchar.

Pero realmente escuchar, sin interrumpir, bostezar, o criticar. Solo escuchar.

El regalo del Cariño.

Ser generoso con besos, abrazos, palmadas en la espalda y apretones de manos, estas pequeñas acciones demuestran el cariño por tu familia y amigos.

El regalo de la sonrisa.

Llena tu vida de imágenes con sonrisas, dibujos, caricaturas y tu regalo dirá: “me gusta reír contigo”

El regalo de las notas escritas.

Esto puede ser un simple “gracias por ayudarme”, un detalle como estos puede ser recordado de por vida tal vez hasta cambiarla.

El regalo de un cumplido.

Un simple y sincero “te ves genial de rojo”, “has hecho un gran trabajo” o “fue una estupenda comida” puede hacer especial un día.

El regalo del favor.

Todos los días procura hacer un favor a alguien, no importa a quien.

El regalo de la soledad.

Hay días que no hay nada mejor que estar solo. Se sensible a aquellos días y da este regalo o solicítalo a los demás. No hay mejor compañía que uno mismo.

El regalo de la disposición a la gratitud.

La forma más fácil de hacer sentir bien a la gente es decirle cosas que no son difíciles de decir como “Hola” y “Muchas Gracias”.

Los amigos son raras joyas, que pueden hacerte enojar y sonreír, que poco a poco aprenden a escuchar, a alentarte y ellos siempre abrirán su corazón a nosotros.

LEER PARA leer-7
APRENDER

La lectura es divertida, te entretiene, te hace imaginar, te enseña. Por eso súmate y lee 20 minutos al día y si tienes hijos, lee con ellos.

La lectura comienza en casa. De damos estos 5 tips, para aplicarlos en casa con tus hijos:

  1. Lee por lo menos 20 minutos al día con tus hijos
  2. A los mas chicos, deja que toquen el libro y los dibujos
  3. A los que empiezan a leer, visita con ellos las principales bibliotecas de tu comunidad
  4. Para los que ya leen, sé su admirador número uno
  5. Diviertete leyendo…que tus hijos lo noten.

Visita esta página y unete a la campaña que el Consejo de la Comunicación,  está realizando para fomentar la lectura en la población mexicana. ¡Unete a lo bueno!

http://www.divierteteleyendo.com/

 

 

¡EL MIEDO NOS APARTA DE LAS DERROTAS….PERO TAMBIÉN DE LAS VICTORIAS!

 Cada vez que un pensamiento negativo viene a tu cabeza, ¡cámbialo por otro! 57233_1

¡MENTALIDAD POSITIVA! Para eso, es precisa mucha disciplina mental. No la adquirirás del día para la noche. Así como un “atleta”, debes entrenarte mucho.

NO TE QUEJES. Cuando reclamas, tal cual un imán, atraes hacia tí toda la carga negativa de tus propias palabras. La mayoría de las cosas que andan mal, comenzaron a materializarse cuando nos lamentamos.

NO DEJES QUE INTERFERENCIAS EXTERNAS SE ACUMULEN A TU VIDA DIARIA. Líbrate de rumores, comentarios maliciosos y gente deprimida. Eso es contagioso….

¡SÉ INTUITIVO! Sintoniza con gente positiva y de alto astral.

NO TE ENOJES CON FACILIDAD Y NO DES IMPORTANCIA A PEQUEÑAS COSAS. Cuando nos irritamos, envenenamos nuestro cuerpo y nuestra mente. Procura convivir con serenidad y cuando tengas ganas de explotar, cuenta hasta diez.

VIVE EL PRESENTE. El ansioso vive en el futuro. El rencoroso, vive en el pasado.

APROVECHA AQUÍ Y AHORA. Nada se repite, todo pasa. Haz que tu día valga la pena…No pierdas tiempo en lamentaciones y preocupaciones, pues sólo traen enfermedad.

EL AGUA PURIFICA. Siempre que puedas anda a la playa, a un río o cascada. En casa, cuando estés, bajo la ducha, con los ojos cerrados, imagina que tu cansancio físico y mental y toda la carga negativa está siendo eliminada agua abajo.

Camina descalzo cuando puedas, en tierra de preferencia. En casa, masajea tus pies con una crema después de un largo día de trabajo. Remójalos en agua tibia. Agrega un poco de sal para aliviar.

Mantente en contacto con la naturaleza; ten en casa una maceta de plantas por lo menos. Cuídala con cariño. El amor que dedicamos a las plantas y animales calma al ser humano y funciona como relajante natural…

Escucha música que te haga cantar y bailar. Sea cual sea tu estilo preferido, la vibración de una canción tiene el poder de hacernos sentir vivos , aflorando nuestra emoción y abriendo nuestro canal con alegría.

No dejes que la “nostalgia” te abrume, que la rutina te atrape, que el miedo te impida intentarlo….

Libérate siempre que puedas, líbrate de la rutina y toma el camino, aunque sea por un día. Conoce nuevos lugares y nuevas personas. ¡Vive la Vida!

GASTA MÁS HORAS REALIZANDO QUE SOÑANDO. Haciendo que planeando…Viviendo que esperando, porque a pesar que quien casi muere esté vivo, quien casi vive ya murió.

¡EL MIEDO NOS APARTA DE LAS DERROTAS….PERO TAMBIÉN DE LAS VICTORIAS!

+++++++++++++++

25 MANERA DE AMAR A UN NIÑO

Préstele atención.Boy making a funny face and thumbs up
Búsquelo.
Escúchelo.
Juegue con él.
Sea espontáneo.
Tómelo de las manos.
Haláguelo más, critíquelo menos.
Maravíllese de sus logros.
Agradézcale.
Sea flexible.
Confíe en él.
Mírelo a los ojos.
Comparta su entusiasmo.
Anímelo.
Espere lo mejor de él, más no la perfección.
Sea consistente.
Esté a su disposición.
Disciplínelo en su momento.
Aprecie sus diferencias.
Conteste sus preguntas.
Crea en él.
Pida su opinión.
Escuche su música.
Pídale disculpas cuando usted se equivoca.
¡¡Ámelo a pesar de todo!!!

 …………………………………………………………………….

programapoesia¿QUE LES ENSEÑARIAS A LOS NIÑOS DEL NUEVO MILENIO?

Que aprendan que lo más valioso no es lo que tienen en sus vidas, sino a quienes  tienen en sus vidas.

Que aprendan que nuestro planeta es único, si lo destruimos, nos destruimos a nosotros mismos.

Que aprendan que no es bueno compararse con los demás porque siempre habrá  alguien mejor y alguien peor que ellos.

Que aprendan que los errores son oportunidades de aprendizaje pero debemos tomar esa oportunidad para no tropezar dos veces con la misma piedra.

Que aprendan que deben controlar sus actitudes o sus actitudes los controlarán a ellos.

Que aprendan que hay gente que los quiere mucho, pero que simplemente no saben cómo demostrarlo.

Que ser responsable significa asumir las consecuencias de nuestros actos sean los que sean.

Que aprendan que los grandes sueños no requieren de grandes alas sino de un buen tren de aterrizaje para lograrlos.

Que aprendan que la felicidad no es cuestión de suerte sino producto de buenas decisiones.

Que aprendan que  dos personas pueden mirar  una misma cosa y ver algo totalmente diferente.

Que aprendan que toma años construir la confianza y sólo segundos destruirla.

Anónimo

———————————–
 
La clave del éxito… ¿Seremos nosotros los padres?… ¡¡¡Uff…Qué compromiso!!!
Seguramente a todos los padres nos interesa mucho que nuestros hijos sean felices y exitosos en el futuro, pero la pregunta sería…¿Qué tenemos que hacer? Yo estoy segura que nadie tiene una varita mágica para lograrlo, pero todos los padres siempre vamos a desear que al final del camino, nuestros hijos sean FELICES Y EXITOSOS.
A continuación les comparto un video, que habla un poquito de lo sueños que se tienen de niño. Alcanzar los sueños muchas veces depende de las oportunidades que demos los padres…¡disfrútenlo!
 

 

———————-

internet
 
Es muy importante buscar información que nos de opciones de “filtros” para menores, o bien, que nos de mayor información sobre la seguridad en internet para niños.
Ponemos a su consideración la siguiente liga que creemos ofrece información valiosa para tomarla en cuenta, por favor visten este sitio: http://www.microsoft.com/latam/athome/security/children/default.mspx 
 
La seguridad de los niños es asunto de todos, pero principalmente de nosotros los padres.
 
computadora-chica-1
SENTIRSE VIVO
 1212395628646C7TMuchas veces en nuestra vida, vivimos sin realmente disfrutar de nuestra existencia. Vivimos una vida plana y monótona como si nuestro único objetivo fuera subsistir, como si nuestra idea de “vivir” radicara solo en dejarse llevar por las circunstancias, solo moverse a donde los vientos nos arrastren y como si no pudiéramos, o no quisiéramos tomar las riendas de nuestra vida, y vivirla intensamente. Tenemos que vivir pero más que eso, debemos buscar el “sentirse vivo”, como cuando de niños jugábamos, reíamos y disfrutábamos de cada momento. Porque no existe nada mas lleno de vida, que un niño jugando.
Los niños normalmente brincan, corren, saltan, incluso se caen, lloran, buscan consuelo, pero se vuelven a levantar y continúan lo que están haciendo como si nada hubiera pasado. Nada les impide explorar, conocer y adivinar. Son creativos, imaginativos, cuentan historias, inventan, ríen, se enojan, se contentan y vuelven a reír. No paran de hablar, todo preguntan y todo quieren saber. Se asombran, admiran, se apasionan. No existe una prueba más grande de vida, que un niño. A un niño se le nota la sangre correr por sus venas, se le nota la energía, se le nota la vida. A los niños, les gusta sentirse vivos.
Tal vez mientras uno va creciendo, vamos perdiendo vida. Vamos dejando morir al niño que fuimos, vamos perdiendo parte de nuestra esencia y nos vamos trasformando. Dejamos de correr, dejamos de saltar, de jugar como cuando éramos niños, de gozar como cuando éramos niños, de sentir como cuando éramos niños. Cuando caemos, no nos es suficiente buscar consuelo para volvernos a levantar. Si caemos, nos lamentamos, sufrimos, y llegamos a sentir rencor y odio contra quien creemos que nos hizo caer, y difícilmente nos levantamos para continuar con nuestra vida. Nos cuesta mucho preguntar, pues nos da miedo que piensen que somos ignorantes, disimulamos, mentimos y engañamos a otros pero principalmente a nosotros mismos. Cuando crecemos pareciera que deja de correr sangre por nuestras venas. Pareciera que al crecer, dejamos de sentirnos vivos, para solo dedicarnos a vivir, para solo dejarnos llevar, para solo resistir las dificultades de la vida.
Pasamos la vida sin sentir, haciendo lo que comúnmente hacemos, hablando con quien normalmente lo hacemos y asumiendo nuestras “obligaciones” en la vida como si esos fueran nuestras “razones” para vivir.
Para sentirse vivo, se necesita mucho más que sobrevivir, que solo ver pasar la vida. Mucho más que dejarse vencer por la rutina. Pasan los minutos, las horas, los días y los años, sin que sintamos que hemos vivido, sintiendo que solo hemos recorrido un camino sin principio y sin final. No sabemos dónde está la meta para correr tras ella, simplemente andamos el camino sin rumbo y sin dirección. Para sentirse vivo se necesita encontrar el motivo para vivir, el impulso para desear abrir los ojos cada mañana. Necesitamos la razón para existir, la razón para sentir, la razón para ser.
Para “sentirse vivo” debemos de amar. Amar con locura, con pasión, con total renuncia, entregando no solo el cuerpo, sino el alma completa, desnuda, y sin reservas. Besar pero no solo con los labios, sino con el corazón, tratando de decir sin palabras lo que se siente, lo que es uno capaz de hacer por el otro, es sentirse vivo. Fundirse en un largo y silencioso abrazo, como si el cuerpo se quisiera unir permanente al cuerpo del otro, tratando de que cada poro de nuestro cuerpo exprese el sentimiento, lo que uno es, lo que uno ama, eso es sentirse vivo. Dar sin límites, sin condiciones, sin pensar en uno mismo, a pesar de correr el riesgo de sufrir, es sentirse vivo porque finalmente sufrir, también nos hace sentir vivos.
Para “sentirse vivo” debemos de aprender a respirar. Respirar profundamente tratando de tomar todo el aire existente, todo el oxigeno que nos regala día a día la naturaleza, intentando que absolutamente cada parte de nuestro cuerpo lo reciba también. Intentar que en un respiro, entre a nuestro cuerpo toda la carga positiva que se necesita para dar vigor a nuestro cuerpo, a nuestra mente y a nuestro espíritu.
Para “sentirse vivo” debemos de aprender a sonreír. No importa a quien, no importa porque. Sonríe al mundo, por estar vivo, por haber nacido, por estar solo o por estar acompañado. Por tener problemas sonríe, que son oportunidades para pensar y buscar soluciones y darte cuenta que estás vivo, que piensas, que puedes salir adelante. Sonríe a tus amigos, pero no olvides sonreír a tus enemigos. Unos y otros te dan muestra de fortaleza para seguir y para sentirte vivo.
Para “sentirse vivo” debemos aprender a sentir. Siente la sangre correr por tus venas, siente todas las emociones que te da la vida, siente tu cuerpo centímetro a centímetro, siente el cansancio por el trabajo diario, siente dolor y el sufrimiento, siente la nostalgia y la melancolía, siéntelo todo, siente la vida.
entrenamientoSentirse vivo es amar profundamente, sufrir intensamente, reírse fuertemente, llorar sutilmente, enfrentar la vida valientemente. Vivir sin miedo a equivocarte ya que el fracaso te dará oportunidad de comenzar un nuevo camino. Vívelo y siéntelo. Emociónate de cosas simples que te regala la vida diariamente. La naturaleza, el paisaje, el día, la noche, las estrellas.
Toma la vida en tus manos y no la sueltes, es tuya, disfrútala. Ama, respira, sonríe, siente cada gota de tu existencia. Intenta nuevamente ser niño viviendo y disfrutando como lo hacías cuando eras pequeño, como cuando caías rendido de cansancio por haber jugado y disfrutado el día entero. Has todo lo que tengas que hacer, porque cada día de tu vida, hasta el último día de tu presencia en este mundo y hasta el último aliento, corra la sangre por tus venas y puedas realmente SENTIRTE VIVO.

FUENTE: www.lachicaconsuerte.blogspot.com

PREPARÁNDONOS PARA LOS EXÁMENES

PROPÓSITO DE LA EVALUACIÓNeducacion2
El propósito de llevar a cabo mensualmente evaluaciones a los alumnos, tiene como propósito fundamental, tener información suficiente para tomar decisiones consecuentes en orden de corregir o mejorar la situación evaluada. La evaluación del aprendizaje consiste en comparar lo que los niños conocen y saben hacer con respecto a las metas o propósitos establecidos de antemano y a su situación antes de comenzar el curso, bloque de trabajo o una actividad, para detectar los logros.

ASPECTOS DE LA EVALUACIÓN

Conocimientos: Información y nociones básicas que dan cuenta (problemas, causas consecuencias, ubicación temporal, formas de vida)
Habilidades: Búsqueda, organización, análisis, síntesis e interpretación de información.
Actitudes y valores: identidad, respeto, dignidad humana, libertad, tolerancia, justicia, igualdad, solidaridad, aprecio, soberanía, democracia y legalidad.

Prof. Efrén Viramontes Anaya
Esc. Normal “Ricardo Flores Magón”

¿QUÉ SON Y PARA QUÉ SIRVEN LOS EXÁMENES?

Los exámenes son el más común de los instrumentos de evaluación utilizados en las escuelas y dan oportunidad concreta de corroborar los conocimientos adquiridos.
Sirven:
Al profesor:
- Para verificar que el alumno ha alcanzado cierto nivel de conocimientos y habilidades.
- Para descubrir los puntos de su materia que no han sido entendidos.

Al alumno:
- Para orientar su estudio, pues las respuestas omitidas o erróneas indicarán los aspectos del contenido que no has aprendido; y las correctas, reafirman los conocimientos.
- Para preparar el examen final de la materia, la mayoría de las preguntas que el profesor incluye en la prueba lo que se considera más importante.

Insistir al alumno de nunca quedarse con la duda de cuál pudo ser la respuesta correcta.

BENEFICIOS QUE OBTENEMOS DE LOS EXÁMENES.
• Ejecutar una tarea o solucionar problemas con un nivel de tensión y en un tiempo determinado.
• Reconocer las áreas en las que el aprendizaje fue eficiente y distinguir aquellas en las que se necesita estudiar más.
• Tener una visión integral del conocimiento de la materia.
• Reflexionar sobre los métodos de estudio que utiliza el alumno.

APOYA A TU HIJ@ EN EL PERIODO DE EXÁMENES
ETAPAS DE LOS EXÁMENES.

1. PREPARACIÓN.
Consiste en el repaso previo a la fecha del examen, con tiempo necesario y suficiente.

a) Organizar el estudio. Se debe considerar el contenido (temas o unidades) a revisar, el material a emplear y el tiempo total disponible.
b) Estudiar. Leer, comprender, subrayar lo esencial, releer y resumir el material con objeto de encontrar las ideas clave o conceptos más importantes. Toma en cuenta el énfasis que ha puesto el profesor en algún tema en particular. Revisa con mayor dedicación los temas que corresponden a preguntas de exámenes anteriores que no contestaste. Relaciona lo que estudias con hechos, experiencias o situaciones de tu vida cotidiana.
c) Autoevaluar lo aprendido. Repetir, hacer preguntas, expresar en tus palabras aquello que estudiaste, así como pensar en posibles aplicaciones, elaborar cuadros sinópticos y ensayar la situación.
d) Actitud. Propiciar un buen estado de ánimo. La angustia es producto de la inseguridad. Confía en que has estudiado y encara la situación.

La noche anterior a un examen:
• No te quedes sin dormir ni tomes estimulantes (café, etc.)
• No te angusties si descubres que no recuerdas todo con detalle.
• Realiza cualquier actividad que contribuya a que te sientas tranquilo y relajado.
• Prepara los materiales que debes llevar al examen.

2. PRESENTACIÓN DEL EXAMEN:
Manifiestas el dominio de los temas en los que se te pone a prueba. Toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

a) Sentirse cómodo. Siéntate lo más cómodo posible y mantén una actitud alerta.
b) Comprender la tarea que se te pide. Escucha o lee con atención las instrucciones, asegúrate de que comprendes con precisión cada pregunta y la forma en que debes responderla. Si tienes dudas, acláralas con el profesor.
c) Considerar el tiempo que tienes para responder. Para distribuirlo debes considerar las instrucciones que te indican qué contestar y el nivel de amplitud, así como el número total de preguntas.
d) No competir. No te preocupes porque tus compañeros terminen antes que tú. De ser posible, deja tiempo para revisar las preguntas.

OTRAS RECOMENDACIONES.
Si la prueba es escrita:
- Lee todas las preguntas.
- Señala aquellas en las que consideres estar mejor preparado.
- Cuida el tiempo y el orden en que vas a contestarlas.
- Reflexiona lo que vas a contestar.
- Expresa tus ideas de manera lógica y coherente
- Escribe claro y cuida la limpieza.
- Contesta la mayor cantidad de preguntas.
- No demores tiempo en tratar de contestar algo que no sabes; pasa a la siguiente pregunta
- Si te sobra tiempo, revisa tus respuestas.

Si la prueba es oral:
- Comprende lo que se te pregunta.
- Reflexiona lo que vas a contestar y concretiza tu respuesta.
- Habla pausadamente y con claridad.
- Opina lógica y coherentemente con fundamentos.

fuente: www.estudiantes.udg.mx

  —— 

LOS HIJOS, ¿PROPIEDAD O MISIÓN?

Por Fernando Pascual – [email protected]bebes

Estamos acostumbrados a hablar de los hijos como si se tratase de algo propio, de una “posesión”. Tenemos un coche, tenemos una casa, tenemos un libro, tenemos un perro y… “tenemos cuatro hijos”.

Gracias a Dios, el coche no va a exigir sus derechos, ni va a gritar que no nos quiere. Si no arranca, lo llevamos al taller. Si después de dos semanas de arreglos no funciona, lo vendemos al chatarrero. En cambio, si el niño “no arranca” en la escuela…

Es cierto que los niños nacen dentro de una familia, por lo que resulta natural que la familia asuma la responsabilidad de esa vida que empieza. Pero el niño tiene un corazón, un alma, y eso no es propiedad de nadie. La filosofía nos enseña que el alma, lo más profundo de cada uno, no puede venir de los padres, sino que viene de Dios. Los padres dan a su hijo el permiso para la vida y asumen la hermosa tarea de ayudarle, pero no pueden dominarlo como al coche o al perro.

Entonces, ¿cuál es la actitud más correcta ante el hijo que hoy “camina” a gatas por el pasillo y que pronto empezará a darse coscorrones en la cabeza? ¿Le dejamos hacer lo que quiera? Este era el sueño de Rousseau con su “creatura”, Emilio. No hace falta ser un gran psicólogo para comprender que el niño ideal de Rousseau llegaría a la juventud sólo por obra de un milagro… La realidad es que los padres están llamados a dar una formación profunda, correcta, clara, a sus hijos.

Primero enseñamos al niño normas de “seguridad”: no asomarse por la ventana, no meterse en la boca objetos peligrosos, no tocar animales extraños. Después, la búsqueda de la salud nos hace pedirle que tenga las manos limpias, que no se llene el estómago con caprichos, que no se rasque las heridas…

Simultáneamente enseñamos al hijo a hablar. Sus ojos cada día brillan de un modo distinto, y pronto su mundo interior, su corazón, se nos abre no sólo con las miradas, las manos y la sonrisa, sino con esas primeras y temblorosas palabras que empieza a decir con la confianza de ser acogido. Los padres que escuchan por vez primera “mamá”, “papá”, sienten muchas veces un vuelco en el corazón. El niño crece, y habla, y habla, y habla… Cuando ya ha aprendido un vocabulario básico, impresiona por su hambre de saber, de comunicar, de decir que nos quiere, o que ha dibujado un avión, o que ha visto una lagartija, o que acaba de encontrar un amigo de su edad…

Alguno podría pensar que la misión de los padres termina aquí, y que el resto le toca a la escuela. Sin embargo, el hijo todavía tiene que aprender detalles de educación que van mucho más allá de las normas de supervivencia o del usar bien las palabras del propio idioma. Dar las gracias, pedir permiso, saludar a un maestro, prestarle un juguete al amigo, hacer los deberes en vez de contemplar lo que pasan por la tele…

La educación moral es uno de los grandes retos de toda la vida familiar. La mayor alegría que pueden sentir unos padres es ver que sus hijos son, realmente, buenos ciudadanos. El dolor de cualquier padre es darse cuenta de que su hijo hace lo que quiere y que empieza a engañar a los maestros, a robar del monedero de mamá, a golpear a los compañeros o hermanos más pequeños, e, incluso, a levantar la voz en casa contra sus mismos padres…

San Agustín se quejaba de que sus educadores le regañaban más por un error de ortografía que por una falta de comportamiento. La queja tiene una triste actualidad en quienes se preocupan más por el 10 de sus hijos en inglés que por la pornografía que vean en internet o por las primeras drogas que puedan tomar con los amigos. Si somos sinceros, es mucho mejor tener un hijo agradecido y bueno, aunque no sepa alta matemática, en vez de tener un hijo ingeniero que ni siquiera es capaz de interesarse por lo que les ocurra a sus padres ancianos…

Los hijos no son propiedad de nadie, ni de la familia, ni de la escuela, ni del Estado. Pero todos, especialmente en casa, estamos llamados a ayudar a los niños y adolescentes a crecer en su vida como buenos ciudadanos y como hombres de bien. Esa es la misión que reciben los padres cuando inicia el embarazo de cada niño. Quienes hemos tenido la dicha de tener unos padres que nos han ayudado a respetar a los demás, a amar a Dios y a vivir de un modo honesto y justo, nunca seremos capaces de darles las gracias como se merecen. Quienes no han tenido esta dicha… pueden, al menos, preguntar cómo se puede enseñar a los hijos a ser, de verdad, buenos, no sólo en la formación científica, sino en los principios éticos más elevados.

Esa es la misión que reciben los esposos cuando su amor culmina en la llegada de un hijo. Cumplirla puede ser difícil, pero la alegría de un hijo bueno no se puede comprar ni con todo el dinero del Banco Mundial…

2 comentarios

  1. Myrela says:

    Hola a todos, como sugerencia me gustaría mucho que nos facilitaran los libros y cuadernos para estudio con más tiempo de anticipación y no de un día para otro ya que no es conveniente estudiar de esta forma, saludos!

  2. Miss Ale says:

    Le recomiendo solicitarlo directamente a su maestra. Recuerde que estamos para servirle. Gracias.

Deja un comentario